La carta viral de una madre que perdió a su bebé

Y el daño que hacen Facebook e Instagram al recordárselo en sus anuncios.

Gillian Brockell perdió al bebé que esperaba, ahora pide a Facebook y Google que sus algoritmos no se lo sigan recordando

Gillian Brockell, editora de video del Washington Post, es una madre que perdió a su bebé en las últimas semanas de embarazo y ha decidido escribir una carta abierta a Facebook, Instagram, Twitter y Experian (empresa que recopila información de personas y empresas) para advertir del daño que hacen sus anuncios publicitarios a una persona que ha sufrido una pérdida. Anuncios insensibles que siguen apareciendo y que no hacen más que recordarle una y otra vez su dolor.

Ruega que así como la bombardearon con anuncios al conocer que estaba embarazada, dejen de mostrarle artículos para embarazadas y bebés al conocer que ha perdido a su hijo, una devastadora noticia que ha compartido en redes sociales el 30 de noviembre.

Cuando el algoritmo asume demasiadas cosas

Apps para mamas y embarazadas. forbebes tecnologia para bebes. puericultura online. tienda de bebes online

Cuando, tras eso, Facebook le siguió mostrando contenidos relacionados con el embarazo, en un cruel recordatorio del hijo que ya jamás tendría, y Gillian intentó que dejase de hacerlo, las cosas no hicieron sino ir a peor:

“Así que cuando millones de personas con el corazón roto se ven forzadas a hacer clic en ‘No quiero ver este anuncio’ y a contestar a vuestro ‘¿Por qué?’ con el cruel-pero-cierto ‘No es relevante para mí’, ¿sabéis lo que decide vuestro algoritmo, empresas tecnológicas? Decide que ya he dado a luz, asume un resultado feliz y te ahoga con anuncios de sostenes para amamantar y consejos para que tu bebé se duerma”

“Por favor, empresas de tecnología, os lo imploro, si sois lo suficientemente inteligentes como para daros cuenta de que estoy embarazada o de que he dado a luz, entonces seguramente sois también lo bastante inteligentes como para daros cuenta de que mi bebé murió, y mostrarme así publicidad en consecuencia, o tal vez, sólo tal vez, no mostrar ninguna”.

La dolorosa y frustante historia de Gillian Brockweell ha cosechado ya, en el momento de escribir este texto, casi 14.000 retuits y 32.000 likes. Y, con un poco de suerte, terminará logrando que las tecnológicas se replanteen qué uso le están dando a la ingente cantidad de datos que disponen de nosotros.

 

Fuente : MARCOS MERINO –  XATAKA

Te interesará leer: 

Deja un comentario