Publicado el

5 cosas que NO sabes de la alimentación con leche de fórmula

5 cosas que NO sabes de la alimentación con leche de fórmula. Forbebes Tecnología para bebes. Tienda online para bebés

No es lo mismo para un bebé la alimentación con leche maternal que la alimentación con leche de fórmula: Si has decidido ofrecer a tu bebé una alimentación con leche de fórmula, es importante que sepas con qué “sorpresas” te vas a encontrar. ¿Quieres saberlo?

5 cosas que NO sabes de la alimentación con leche de fórmula. Forbebes Tecnología para bebes. Tienda online para bebésTe contamos algunas cosas que desconoces y que conviene que sepas de la alimentación con leche de fórmula.

  1. Todas las leches de fórmula no son iguales. Los fabricantes de leches de fórmula que se comercializan están obligados a incluir determinados nutrientes. Así que, en ese aspecto sí que coinciden todas las leches de fórmula. Sin embargo, hay otros ingredientes que no están obligados a ser incluidos pero que algunas marcas sí que los incorporan. Uno de estos ingredientes pudiera ser el ácido decosahexaenoico, conocido por ácido graso DHA. Según algunos estudios, este ácido graso omega 3 ha demostrado que mejora el proceso visual y cognitivo de los bebés. Otro aspecto que debes tener en cuenta es que hay leches de fórmula pensadas para soluciones concretas. Por ejemplo, están los bebés que nacieron con un peso más bajo del que deben y en cuya formulación se incluyen más calorías que en las leches estándar. Otra situación concreta que se puede dar es la de los bebés que tienen reflujo. La leche que tomarán serán aquellas que tienen en su composición arroz u otros ingredientes que le da una consistencia más espesa. Hay otras leches hidrolizadas para bebés con intolerancia a la proteína de leche.
  2. La cantidad de leche que necesita tu bebé puede variar con relación a la que necesitan otros bebés. Algunos pequeños necesitan más calorías que otros. Incluso, cada toma puede ser diferente. De todos modos, a pesar de estas diferencias, asegúrate que tu bebé toma su biberón con la cantidad de leche que necesita regularmente y que será la que te indique tu pediatra en función de su peso, edad y de si ya toma o no alimentación complementaria.
  3. Tu bebé puede ser alérgico a la leche de fórmula. Algunos bebés con alérgicos a la proteína de la leche de vaca que contienen las formulaciones de la leche. ¿Cómo puedes saber si tu bebé tiene alergia a la proteína de la leche de vaca?. Fíjate en estas señales: comprueba si junto con la caca de tu bebé aparece sangre o moco. Esto significaría que sus intestinos están inflamados. Además, comprueba si tiene vómito, está irritable a la hora de la comida, tiene diarrea o ha aparecido en su piel un sarpullido. En ese caso llévale al médico para que descarte un problema de cólico del lactante. Además, el médico te dirá qué otra leche puede tomar tu pequeño y que se adecúe a sus necesidades: cambiar a la leche de soja o también la leche hidrolizada que tiene una proteína más fácil de digerir.
  4. La leche materna y la leche de fórmula no se digieren igual. Esto se debe a los dos componentes principales de la leche, es decir, el suero y la caseína. La leche materna contiene más suero y por eso es más fácil que un bebé la pueda digerir. Por el contrario, la leche de fórmula es más rica en caseína, que se digiere más lentamente. Esto hace que, por regla general, un bebé alimentado con leche de fórmula necesite más tiempo para digerir su alimento y que el tiempo entre toma y toma sea mayor que en el caso de un bebé que se alimenta del pecho materno.
  5. La caca del bebé alimentado con leche materna es distinta de la que hace un bebé que tenga una alimentación con leche de fórmula. La flora intestinal cambia según el tipo de comida que tenga tu bebé. Si alimentas a tu bebé con leche de fórmula su casa será más consistente, olerá más y será de un color más oscuro que en el caso de que fuera amamantado.

Te puede interesar leer:

Deja un comentario