Publicado el

Los mejores hábitos de higiene para tu bebé

Los mejores hábitos de higiene para tu bebé. Forbebes Tecnología para bebés. Tienda online para bebés

La piel del bebé necesita de cuidados especiales debido a que es muy fina y sensible. Por esto es más propensa a sufrir irritaciones o infecciones. Para evitar esto, te hablamos de los mejores hábitos de higiene para tu bebé, sencillos pero importantes.

Los mejores hábitos de higiene para tu bebé. Forbebes Tecnología para bebés. Tienda online para bebésLos recién nacidos tienen una piel muy sensible: la capa de piel es más fina que la de los adultos porque sus glándulas sebáceas están todavía en desarrollo. Además, la piel es la parte más expuesta a las temperaturas, ya sean frías o calientes, así que debes estar especialmente atenta y extremar los hábitos de higiene para tu bebé.

Cara: Al salir a la calle es recomendable que le protejas del aire y del sol con alguna crema específica. Especialmente ahora que empieza el buen tiempo y apetece salir más a la calle, debes ser muy precavida con el sol.

Nariz: Los mocos se tienen que limpiar utilizando suero fisiológico de la farmacia o que tú misma puedes preparar.

Oídos: El interior de sus oídos no se deben limpiar con bastoncillos. Es mucho mejor que limpies la parte de afuera de su oído con un hisopo humedecido con agua tibia.

Cabeza: La costra láctea o dermatitis seborreica, que aparece en el cuero cabelludo de los bebés y que es parecido a una especie de caspa blanca amarillenta y con la piel un poco enrojecida no debe preocuparte ya que poco a poco irá desapareciendo. Para limpiar su cabeza, debes usar un cepillo de cerdas suaves o un algodón. No hagas presión para evitar hacer daño en la fontanela de tu bebé. Utiliza unas gotas de aceite de bebé para que se ablande pero que no contenga perfume. Con cuidado, intenta arrastrar la costra, pero sin insistir.

Culito: Si la piel de la zona está enrojecida, cada vez que le cambies de pañal tendrás que usar una crema en sus muslos, nalgas y genitales para hidratar y proteger la piel. En el caso de que tenga muy irritada la zona, hay pomadas con efectos calmantes y cicatrizantes.

Piel: Después del baño, sécale con cuidado y sin frotar. Después, puedes utilizar una crema hidratante extendiéndola por su tripita, espalda y extremidades. Puedes aprovechar esta circunstancia para extender la crema con movimientos suaves para estimular su circulación.

Uñas: Los hábitos de higiene para tu bebé deben incluir el cuidado de sus uñas. Los bebés tienen unas uñas muy delicadas por lo que se debe extremar las precauciones utilizando unas tijeras específicas de punta redondeada o un cortauñas específico para bebés. Aprovecha el momento en que el bebé esté más relajado o, incluso dormido y recuerda que las uñas de las manos deben cortarse rectas o redondeadas y las de los pies siempre rectas. Es importante que cuides de que no queden “piquitos” que puedan dañar al bebé al arañarse accidentalmente.

Te interesará leer:

Deja un comentario